Más conciencia y confianza: mindfulness y creatividad

¿Has pensado alguna vez que eres adicto al reconocimiento?

¿Tienes miedo de hacer lo que quieres hacer porque podrías fracasar o porque otros podrían pensar que lo que haces es estúpido o poco razonable?

¿Sientes que te falta algo, pero no sabes exactamente qué es?

Yo también he estado ahí. En estas líneas voy a explicarte cómo lo he vivido, cómo me enfrenté y me sigo enfrentando a ello, y cómo me ha ayudado la práctica del mindfulness y la creatividad.

Cómo me ayudó la crisis a ser más consciente

Hace unos años empezó para mí una gran crisis profesional y personal. Estaba al final de la treintena. Había trabajado como profesora de literatura en universidades alemanas durante muchos años. En realidad, había enseñado, publicado artículos, había hecho todo lo que tenía que hacer. Pero no era suficiente.

Según la regulación universitaria alemana, existe un límite de tiempo para los contratos temporales. Una vez traspasado ese límite, no se puede obtener otra plaza en ninguna universidad del país.

Solo los catedráticos tienen un puesto permanente. Tenía que escribir mi habilitación (que no tenía ganas de hacer por varias razones) y buscar una cátedra o estaba fuera del sistema. Independientemente de todo el trabajo que había realizado.

No era una decisión fácil. ¿Debía quedarme en Alemania o debía volver a España? A una edad en la que te preguntas qué es lo que realmente quieres hacer con el resto de tu vida, en la que empiezas a sentir que el tiempo no es eterno. Y mi situación personal tampoco era fácil.

Empecé a analizar qué me movía, con qué podía ser feliz, qué necesitaba. También empecé a probar cosas nuevas que iban más allá de lo intelectual (tejido, teatro, pintura, guitarra, yoga …).

Mi conciencia corporal se fue desarrollando paso a paso. Y con ello una conciencia más generalizada que ponía todo en tela de juicio.

¿Los objetivos que perseguía eran míos o venían de fuera? ¿Por qué la universidad era tan importante para mí? Sí, siempre me han gustado los libros, disfruto enseñando, etc. ¿Pero eso era todo?

Por supuesto que no. También era importante para mí demostrar lo que soy capaz de hacer. Como les sucede a muchas otras personas, mi autoestima dependía en gran medida de mi rendimiento. Pero entonces eso significaba que, en realidad, estaba tratando de compensar algo.

Cómo me ayudaron el yoga, la meditación y mis actividades creativas

Con el yoga descubrí que podía experimentar una enorme sensación de paz. Y me di cuenta de que anhelaba esa paz y no el ir y venir de la universidad (me valoran vs. no me valoran lo suficiente y las emociones que vienen con ello). Eso era la verdadera felicidad.

La conexión con mi cuerpo era completamente nueva para mí, al igual que la relajación y la calma interior que la acompañaban. Me di cuenta de lo bien que me sentaba y decidí hacer un curso de formación de dos años para aprender más y convertirme en profesora de yoga.

Con las meditaciones comencé a conocerme mejor, aunque no me gustaba todo lo que encontraba. Siguió más formación. Intenté comprender, manejar y aceptar mejor mis procesos de pensamiento y reacción. Un camino para toda la vida.

En todas las áreas creativas siento la oportunidad de dejar salir cosas, de liberar emociones. Aparece una maravillosa concentración en la actividad que estás haciendo, una presencia en el aquí y ahora. Puedes expresarte y eso también te brinda confianza en ti mismo.

Las diversas experiencias teatrales que he tenido siempre han sido muy enriquecedoras. Hay algo terapéutico en el teatro. Trabajar con mi propio cuerpo, con mi voz, con otras personas promueve la propia conciencia. Te redescubres. Pude experimentar eso tanto como participante en cursos como en calidad de docente.

La escritura creativa que vengo enseñando desde 2010 me ha permitido trabajar muchos temas que me preocupan personalmente y utilizarlos para mi vida privada o convertirlos en una historia.

Pintar y hacer música me relajan y me dan alegría. También son formas directas de ponerse en contacto con la propia emocionalidad.

Con mi práctica de yoga y meditación, así como con la expresión creativa, he descubierto un espacio libre en mí misma que poco a poco ha fortalecido mi confianza. Estas disciplinas te permiten ser cada vez más consciente de ti y explorar tus patrones.

¿Te gustaría tener más confianza y ser más consciente?

Me gustaría compartir contigo este camino que he encontrado. Ofrezco cursos de yoga, meditación / mindfulness y creatividad para ayudarte a conectarte contigo mismo.

No siempre es fácil encontrar un nuevo sendero por tu cuenta. Lo sé muy bien. Deseas, por ejemplo, meditar y aprendes algunas prácticas, pero luego no eres capaz de encontrar la disciplina para llevarlas a cabo.

O quieres escribir, pero no sabes por dónde empezar y cómo corregir tus propios textos. O necesitas personas de ideas afines que comprendan tus propias esperanzas e inseguridades.

Por eso me gustaría ofrecerte mi propio camino, mis conocimientos profesionales y mis experiencia vital. En mis cursos, que combinan yoga / meditación y creatividad, encontrarás un lugar seguro para tu desarrollo.

Ponte en contacto conmigo para ver qué curso es el mejor para ti.